La hermosa ciudad de Antigua, en Guatemala

(Votos: 10 Promedio: 4)

La Antigua Guatemala, como su nombre afirma, era la vieja capital de este increíble país de Centroamérica. Fue fundada en mil quinientos cuarenta y tres y era una de las urbes más preciosas de las Américas. Tras abundantes terremotos, erupciones del Volcán del Fuego y la prácticamente total destrucción de la urbe en el siglo XVIII, la capital fue transferida a Urbe de Guatemala.

El día de hoy es bien conocida y atrae a muchos turistas que visitan América Central. Muchos artistas y extranjeros viven hoy en día aquí, por su belleza y también historia. La urbe es el día de hoy uno de los Patrimonios de la UNESCO debido al número de Ruinas de la temporada del Barroco español.

Antigua es uno de los lugares más visitados de Guatemala y su fama le hace justicia a la urbe, que es muy bella. Sus edificios y caminos viejos rodeados de flores, por mucho que destruidos, nos hace regresar al mismo tiempo. Las aceras en carreta pueden ser efectuadas por la urbe (por más que no recomendemos, pues los caballos son maltratados y explotados) o bien se puede explorar a pie, por el hecho de que no es muy grande. Los taxis asimismo se pueden ver por doquier, en especial en la plaza central.

Palacio de los Capitanes Generales y Palacio del Municipio

En la plaza principal, una de las aceras del sitio pasa por los arcos del viejo Palacio de los Capitanes Generales, o bien Palacio Real, donde vivía el gobernante de la colonia de España en Guatemala. Ya del otro lado de la plaza se halla el Palacio del Municipio, donde vivía el «regidor» de la ciudad en aquella época.

Catedral de la Ciudad de Santiago

En el centro de la plaza se puede ver y visitar la ruina más famosa de Vieja, La Catedral de la ciudad de Santiago. La entrada se paga, mas vale mucho la pena, pues ahí es donde tenemos el primer impacto y podemos presenciar el enorme daño que fue el seísmo de mil setecientos setenta y tres.

No era la primera vez que la catedral era destruida. Su construcción empezó en mil quinientos cuarenta y cinco, mas fue dañada por múltiples terremotos. La segunda iglesia fue estrenada en mil seiscientos ochenta y se sostuvo hasta el día del seísmo que cambió por siempre la urbe.

Desde fuera, la testera ha sido completamente restaurada, dando la impresión de que no ha ocurrido nada allá. Al entrar, nos hallamos en un entorno enorme, con muy, muy altas columnas y calabazas derruidas, donde se puede ver el cielo. Múltiples plantas medraron allá y múltiples paredes fueron rayadas por visitantes, mas es posible sentir toda la magnitud del sitio y el seísmo que pasó por allá.

Arco de Santa Catalina

En la calle más frecuentada, podemos encontrar restaurante y galerías de arte, así como el Arco de Santa Catalina, donde se puede atisbar el volcán justo detrás. Es un arco que conectaba el convento del mismo nombre a una escuela. Es por donde las monjas pasaban en reclusión, y es uno de los lugares más conocidos de Antigua.

Iglesia de la ciudad de San Francisco

La Iglesia de la ciudad de San Francisco El Grande está un tanto más lejos, mas desde fuera es ya bastante sorprendente de mirar, por el hecho de que su testera se ha destruido por la mitad. Una parte de su interior ha sido reconstruida, donde se halla el sepulcro del primer beato de Guatemala y Centroamérica, San Hermano Pedro. Incluso siendo originario de las Islas Canarias, la mayoría de su obra fue en tierras guatemaltecas.

Las fotografías en la Iglesia Nueva están prohibidas, mas en sus ruinas se libera por completo. La parte destruida es bastante rebosante y toma un buen tiempo. Son múltiples campos, múltiples jardines, y es posible llegar a terrazas y observar desde lo alto.

Otras muchas ruinas pueden visitarse en Antigua y múltiples merecen la atención. Pasear por sus calles coloridas asimismo es increíble, pues los residentes actuales decidieron convertir lo que ya antes era triste en un sitio con vida.